Okami Bio

Astenia otoñal

ASTENIA OTOÑAL

Autumn fatigue

La ciencia que hay detrás y lo que podemos hacer. El otoño es para mucha gente la estación más hermosa del año. Árboles y bosques coloreados de amarillo a rojo oscuro, un cielo azul intenso, el aire más fresco y la vista más clara.

Por desgracia, no todos podemos disfrutar tanto de esta época del año porque la fatiga otoñal o la astenia otoñal nos golpea. En este artículo te contaremos todo sobre la fatiga otoñal, qué cambios dentro o fuera de nuestro cuerpo conducen a los síntomas que se producen cuando alguien sufre de astenia otoñal. Y, sobre todo, te diremos qué puedes hacer al respecto. 

¿Qué es la astenia otoñal?
Muchas personas se quejan de cansancio, falta de energía y bajo estado de ánimo en general durante el otoño. Solemos decir: Sufro de astenia otoñal, pero ¿se trata de una condición médica real? La respuesta es sí y se llama: “Trastorno afectivo estacional” o TAE. Afecta a las personas cuando cambian las estaciones, pero sobre todo durante el otoño o el invierno. 

¿Qué síntomas son típicos de la astenia otoñal?
Al ser similares a los síntomas de la depresión, pueden variar mucho. Cada persona lo experimenta de una manera diferente. Los síntomas pueden ser desde una ligera irritación hasta una depresión severa que afecta a la vida diaria. 

Los síntomas típicos del TAE son:

  • Irritabilidad
  • Mal humor
  • Autoconversión negativa, a menudo con sentimientos de desesperación, culpa e inutilidad
  • Baja o nula autoestima
  • Llanto
  • Estrés/ansiedad
  • Pérdida de la libido
  • Retraimiento social
  • Ser menos activo de lo normal 
  • Falta de energía 
  • Dormir más tiempo de lo normal y tener dificultades para levantarse por la mañana
  • Niebla cerebral
  • Antojos de comida (alimentos dulces o grasos)

Como puede ver, la astenia otoñal puede afectarle realmente a usted y a su vida diaria. Muchas personas son totalmente normales y disfrutan de su vida durante los meses de verano. Cuando los cambios estacionales afectan a su cuerpo pueden convertirse en lo contrario, en una persona socialmente retraída y depresiva.

Profundicemos en ello: 

¿Qué causa la astenia otoñal?
Varios cambios que se producen de forma natural con el cambio de estación pueden afectar a los sistemas de nuestro cuerpo de forma que se desequilibre.

Esos cambios son:

  • Cambios en la luz del día y el ritmo circadiano

El cambio en la cantidad de luz a la que estamos expuestos cada día influye en la forma en que nuestro cuerpo reacciona y se adapta al mundo exterior de varias maneras. 

El ritmo circadiano o el reloj interno del cuerpo. Cuando el sol se pone y no entra luz en nuestros ojos, el cuerpo empieza a producir melatonina, una hormona responsable de la sensación de cansancio y sueño. El día/luz solar inhibe la producción de esta hormona, por lo que es totalmente natural que nos sintamos con más energía en verano que en invierno. 

Existe la teoría de que en el TAE el cambio del ritmo circadiano debido a los cambios en la luz del día es el responsable de los síntomas, aunque el tratamiento con melatonina no ha podido demostrar su eficacia en todos los hallazgos científicos.

  • Exposición a la luz solar y producción de vitamina D

La vitamina D se produce cuando nuestra piel se expone a la luz solar. Por desgracia, no es tan fácil. El proceso comienza, una vez que los rayos UVB penetran en la piel y entregan así la energía necesaria para producir vitamina D a partir del colesterol, un ácido graso almacenado en la piel. 

Los rayos UVB sólo pueden entrar en la atmósfera terrestre a través de un determinado ángulo. Una buena forma de saber si este es el caso es mirar tu sombra, que debe ser más pequeña que tú. Además, la crema solar bloquea tanto los rayos UVB, que son saludables, como los UVA, que son perjudiciales para la salud. 

La deficiencia de vitamina D puede tener muchos efectos sobre la salud, como por ejemplo:

  • Depresión
  • Osteoporosis
  • Debilidad
  • Fatiga crónica
  • Depresión
  • Problemas para dormir
  • Ansiedad
  • Debilitamiento del sistema inmunitario
  • Inflamación

¿Puedes ver la similitud con los síntomas del TAE? Aumentar la ingesta o producción de vitamina D es muy importante cuando se produce el cambio de estación. Más adelante le mostraremos cómo hacerlo.

Niveles de serotonina
La serotonina es nuestra hormona de la felicidad. Un estudio reciente ha demostrado que los cambios de estación también pueden provocar una disminución de los niveles de serotonina en el cerebro, lo que puede causar la sensación de depresión. 

Brenda McMahon y sus colegas de la Universidad de Copenhague (Dinamarca) descubrieron que una determinada proteína que transporta la serotonina en el cuerpo, de modo que no está disponible para su uso, es un 5% más alta en las personas que sufren de TAE que en las que no tienen síntomas.

Cambios en el comportamiento
Durante los meses de verano estamos superactivos, permaneciendo al aire libre, realizando actividades físicas, socializando, viajando. Hacemos muchas cosas que mantienen nuestra mente ocupada y nuestro estado de ánimo elevado y motivado. Esto cambia cuando la luz del día se reduce y el tiempo cambia. Pasamos más tiempo dentro de casa, socializamos menos y somos menos activos físicamente. Todos estos cambios pueden contribuir a un cambio en nuestro estado de ánimo o en nuestro bienestar general y, por tanto, al desarrollo del TAE.

Cambios en la forma de comer
El verano es la estación de una gran variedad de frutas y verduras frescas, refrescantes batidos y sabrosas ensaladas. Durante los meses de invierno hay menos variedad de productos frescos disponibles. Además, nuestro apetito aumenta debido al frío. Tendemos a optar por sopas espesas y platos calientes y ricos. Esto puede provocar una sensación general de incomodidad por ganar peso o por comer platos muy calóricos que nos hacen sentir cansados, hinchados y sin ganas de hacer ejercicio. 

¿A quién afecta?
Esta enfermedad puede afectar básicamente a cualquier persona. Las personas con antecedentes genéticos de TAE están más predispuestas. Entonces, ¿qué se puede hacer para prevenir o para combatir los síntomas una vez que se han producido?

¿Qué podemos hacer al respecto?
Después de toda esta información, parece que la fatiga otoñal es inevitable y nos afecta a todos de una manera u otra. No te preocupes, en realidad hay muchas cosas que puedes hacer. Echemos un vistazo:

Alimentación

Empecemos por una cosa que a todos nos gusta hacer, comer. Una dieta sana y equilibrada siempre ayudará a prevenir tu cuerpo de enfermedades, independientemente de la causa que las provoque. 

  • Vitaminas
    Ahora que tenemos menos fruta fresca disponible es más importante que nunca darle a tu cuerpo todos los nutrientes que necesita. Si tiene problemas, pruebe nuestro Super AntiOx Mix. Es naturalmente rica en muchas vitaminas, como la vitamina A, C, E y K. LINK. Hemos preparado algunas recetas muy sabrosas para ti, que no sólo reforzarán tu sistema inmunitario sino también tu estado de ánimo. 

Aunque la variedad no es tan grande, hay verdaderas bombas de vitaminas entre los productos de otoño. Por mencionar las estrellas: remolacha, manzanas, calabaza y peras. Todos ellos son muy sabrosos y versátiles de preparar y te ayudarán a combatir el TAE y otros problemas de salud relacionados con el otoño, como el resfriado, por ejemplo.

  • Grasas saludables
    Las grasas saludables son muy importantes para el sistema cardiovascular y para la producción de hormonas, entre otras cosas. Intenta comer mucho salmón, aceite de oliva y aguacates. Todos ellos son ricos en ácidos grasos saludables que ayudarán a tu cuerpo a pasar esta temporada feliz y sano.
  • Carbohidratos saludables
    Los carbohidratos procesados pueden estropear nuestro cuerpo y nuestra mente. Limita esos alimentos en tu dieta. Intenta optar por carbohidratos sanos y complejos como las legumbres, por ejemplo. Son un alimento saludable y perfectamente disponible en cualquier época del año. Una sopa caliente de lentejas y limón con un poco de cilantro te animará en una fría tarde de otoño. 

Otras fuentes de carbohidratos saludables son los pseudocereales como la quinoa, el trigo sarraceno o el amaranto, y todos ellos no contienen gluten. 

Actividad física

Se ha demostrado que el ejercicio aumenta los niveles de serotonina muchas veces. Existe una amplia gama de apoyos científicos. La actividad física favorece el sistema inmunitario, el sistema cardiovascular y ayuda a mantener un peso corporal saludable. 

Ve a comprar ropa elegante para todo tipo de clima y no te importará la lluvia cuando salgas a correr la próxima vez. Y si todavía lo haces, el gimnasio no cierra por el mal tiempo y te sentirás mucho mejor después. Te lo prometemos. 

Actividad mental

La salud mental es tan importante como la física. Si te sientes desequilibrado en esta época del año, prueba algunas técnicas de relajación. La forma de ver las cosas depende de nosotros y se puede cambiar. A veces vemos el mundo más complicado de lo que realmente es. 

Las prácticas de relajación, como el mindfulness, la meditación o el yoga han demostrado efectos beneficiosos sobre nuestro cerebro y estado de relajación. ¿No eres de los “yoguis”? Pruébalo, puede que te sorprenda positivamente. 

Conclusión

La astenia otoñal es un término común utilizado para un trastorno médico llamado trastorno afectivo estacional (TAE). Hay muchas personas que sufren de TAE en el mundo. Son frecuentes los cambios de humor, el cansancio, la falta de energía y los síntomas de depresión. Los responsables son los cambios naturales que traen consigo las estaciones, como la reducción de la luz del día o la menor exposición a la luz solar y el respectivo cambio en nuestro ritmo circadiano. Una dieta sana y equilibrada combinada con actividad física y técnicas de relajación es la mejor manera de combatir el TAE.

Deja un comentario

Apúntate a la lista de espera Te informaremos cuando tengamos stock. Deja tu correo debajo.
0
TU CARRITO
  • No products in the cart.